Make your own free website on Tripod.com

El Mangrullo

La última gran frustración

Por: CarlosMoraña, Leg. Prov. PI

El modelo neoliberal terminó con YPF y provocó la grave crisis que hoy viven Cutral Co y Plaza Huincul. Como consecuencia de la lucha popular, ambas localidades consiguieron la transferencia del yacimiento El Mangrullo y sus habitantes recuperaron la esperanza. El objetivo era la reconversión productiva. Lamentablemente se confió el dinero a una estructura que respondía y responde al modelo. El mismo neoliberalismo que había destruido nuestra economía se hizo cargo de los fondos obtenidos de la concesión del yacimiento. Como no podía ser de otra manera, se destruyó la esperanza de todo un pueblo. Mientras quienes lucharon en la ruta reclamaban trabajo “mirando desde afuera”, desfilaron por el ENIM consultoras como la FIEL de López Murphy y Artana y sociedades de garantías recíprocas que fueron incapaces de garantizar nada; pusieron al zorro a cuidar las gallinas.

Lo cierto es que el sector financiero fue el único beneficiado. Mientras la economía del país se caía a pedazos el directorio del Ente renovaba sus plazos fijos al más bajo interés de plaza; pasó lo que tenía que pasar y más del cincuenta por ciento de los fondos “se fueron por la rejilla”. Los responsables podrán decir que fue culpa del Estado Nacional; que no tenían manera de proteger el dinero; que hicieron lo mejor posible; lo que callan y eso es “su responsabilidad”, es que si el dinero hubiese estado puesta en la producción detrás de un proyecto serio –el que ellos no supieron generar- no lo abría agarrado ningún corralito. El Mangrullo es la última gran frustración –hubo otras- pero sin dudas no será ni mucho menos la última esperanza.