Make your own free website on Tripod.com

Abuso de menores

Se triplicaron casos

La comparación es entre 1995/96 y el año pasado- pero para el corriente 2002 se espera que haya un nuevo aumento- son cifras surgidas de estadísticas judiciales- actualmente, se denuncia un abuso cada 20 días- pero, como es lógico, hay más casos que todavía no fueron denunciados- esta problemática afecta a “nenes” y “nenas” por igual- para solicitar ayuda se puede recurrir al teléfono 123 (es gratuito)-

“En 1995/96 se producían, por año, unos 5 o 6 casos de abuso. Pero ahora llegan a 20”, dijo a La Voz el fiscal Santiago Terán para poner en cifras la realidad del abuso de menores en nuestras comunidades. Por su parte, la sicóloga Claudia Conteras de la UEI de Plaza Huincul aseguró que “esta problemática está en aumento”. Además, surge de sus declaraciones que el 50% de las víctimas son nenas y la otra mitad nenes.

Terán, por otra parte, reafirmó que “en la mayor parte de los abusos de menores la responsabilidad es de familiares cercanos o padrastros”, y detalló que “existe un perfil del abusador definido: están dentro de la órbita de los conocidos de la familia y, por lo tanto, tienen confianza con la víctima”. Asimismo, precisó que “en el 80% de los hechos la víctima tienen edad de escuela primaria”.

Paralelamente, el fiscal puntualizó que “en esos 20 casos anuales se cuentan tanto los casos de simple abuso como es el tocamiento de los menores, los casos en que se llega a la penetración y violaciones”. 

A su turno, la sicóloga Contreras de la Unidad Ejecutora Intersectortial (UEI), dependiente de Desarrollo Social de la provincia, sostuvo que “la mejor prevención es hablar con los chicos. Tener mucha comunicación con ellos explicándoles quiénes pueden tocar su cuerpo y advirtiéndoles que ante una situación donde no se sientan cómodos deben reaccionar haciendo algo: gritando, corriendo, en fin haciendo algo que llame la atención de los otros mayores”.

Asimismo, Contreras afirmó que “el beso en la boca de los padres, el famoso ‘piquito’, es todo un tema porque hace natural una conducta que puede tener consecuencias negativas: cómo distingue un chiquito que si lo hace el padre está bien y cuándo no debe hacerlo. Para ellos no es sencillo como ocurre con un adulto”.

La sicóloga de la UEI, también indicó que “lo importante es no dudar: ante la sospecha lo mejor es hacer una revisación médica o consultas con un sicóloga y llegado el caso hacer, sí o sí, la denuncia”.

Por otro lado, indicó que “cuando se confirman los casos es muy importante alejar al agresor del hogar y que tanto la madre como el nene sean atendidos en lo sicólogico”. Al respecto, explicó que “normalmente la mamá vive con mucha culpa la situación al igual que la víctima a la que hay que explicarle que él no es culpable de lo que ocurrió que, en realidad, fue una persona mayor la que eligió hacer eso sin tener en cuenta su edad, porque en realidad se trata de un abuso de poder de un mayor que manipula a un chico”.